La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar.

La vida es magia y el amor un truco.

La vida es magia y el amor un truco.

Son muchas las veces que todos y cada uno de nosotros nos sentimos incomprendidos.
Un pequeño problema se instala en nuestra rutina y como Don Quijote nos empeñamos en ver enormes gigantes donde solo hay molinos de viento.
Y por empecinarnos en plantarles cara salimos heridos.
Una herida que duele más por dentro que por fuera.
Pensamos en que nadie real puede ver el molino. …
¡Qué duro es papel es interpretar a este hidalgo de triste figura!
¿Pero no es más duro… ser el eterno escudero que vive con los pies en la tierra?
Ese pequeño Pepito Grillo a quien la locura no deja escuchar.
Ese pensamiento me ha rondado la cabeza todo el día.
Ayer mientras daba forma al post, me llamó la atención la siguiente noticia, destacada en un diario digital:

Se divorcian tras descubrir que eran la misma pareja en al vida real y en la red.
Belgrado. (EFE).- Un hombre y una mujer que entablaron contacto por internet y se enamoraron tras intercambiar unos pocos mensajes electrónicos, eran en la vida real pareja, pero sus problemas matrimoniales les hizo buscar un alivio virtual, precisamente lo que les llevó al divorcio.
Según informa hoy el semanario serbio “Zabavnik”, los dos no podían imaginarse la vida sin el apoyo que se daban el uno al otro “chateando” sobre los problemas que sufrían. Él empezó a llamarla “Azúcar” y ella a su pareja virtual “Príncipe de la satisfacción”.
Cuando la relación se volvió lo suficientemente seria, decidieron encontrarse, pero la reunión disipó la ilusión, ya que resultaron ser la mujer y el marido que a diario tenían graves disputas y en la práctica de ninguna manera se denominaban con nombres cariñosos.
Inmediatamente decidieron divorciarse alegando el engaño matrimonial como motivo.
El semanario asegura que se trata de una pareja de la ciudad central bosnia de Zenica e indica que se debería plantear ante los psicólogos por qué una pareja se lleva excelentemente por internet y mal “sin el ordenador”.

Según la releo me viene a la cabeza que los seres humanos en nuestra incomprensión nos mudamos a vivir a islas.
En vez de compartir la soledad y la incertidumbre que nos causa el día a día…
No sé porque pensamos en que los que hay a nuestro lado no son lo suficientemente válidos ni están a la altura.
Hoy me he dedicado a mirar a mi alrededor.
Ha sido una lección de geografía interesante.
El detenerse y mirar a cada uno de los archipiélagos que viven a mi alrededor.
Lo mismo que hoy tu paras el reloj de tu rutina unos instantes intentando comprender que es lo que pasa por mi mente y la razón del título de esta entrada.
Y he pensado en como cambiarían las cosas si en vez de ver tanto gigante plantando batalla…
Si en vez de vivir empeñados en ser Don Quijotes con quijadas en la cabeza…
Descubriésemos a esa gran persona que nos acompaña a nuestro lado.
Ese Sancho Pancha demasiado realista para nuestro gusto, que el peso de la rutina hace que releguemos a un segundo plano. Haz turismo, es mi consejo.
Conoce esas pequeñas islas que te rodean.
No hace falta ir muy lejos a un destino exótico, el tiempo que decidas dedicarle… tu verás.
Pero seguro que merece la pena… Internet es un medio de comunicación que paradójicamente, muchas veces nos incomunica, sobre todo de lo más cercano.

Recuerda: “La vida es magia y el amor un truco”.

Anuncios

Te quiero no por quien eres, sino por quien soy cuando estoy contigo.

¡Estoy harta de apoyos incondicionales!

¡Estoy harta de apoyos incondicionales!

Hoy me siento así…
Me gustaría estirar mi cuerpo hacia el cielo y desprenderme de toda la energía negativa acumulada.
Gritar y descargarme de miedos e inseguridades.
Aprovechar uno de estos últimos días luminosos del otoño y que el frío se lleve todo lo malo que se ha ido acumulando en mi interior.
Me gustaría tener dentro sólo cosas buenas, para poder ofrecerlas a quien se siente a mi lado.
No quiero tener que decidir.
Si tú te sientas a mi lado tendrás mi apoyo.
Y si se sienta alguien que no te gusta también tendrá ese mismo privilegio.
En ti estará el tomar la decisión de si estás dispuesta o dispuesto a permanecer a mi lado.
Quiero que todos tengamos la oportunidad.
Luego los hechos son razones, que tú me darás para valorarte.
Y tendré que aprender a quererte con tus virtudes y tus defectos.
Como tú, que has decidido quedarte también habrás hecho.
¡Estoy harta de apoyos incondicionales!

Quien cada nueve de noviembre…

Un ramito de violetas

Un ramito de violetas

Para ti Cecilia:

Me gusta llamarte Cecilia por tu gusto por estas pequeñas violetas que para ti tienen un significado especial.
Llegué a tu vida atraída por el aroma de estas insignificantes flores.
Pequeñas, de bellos colores y de intensa fragancia.
Y a ti te falto tiempo de abrirme las puertas para que me sentase a tu lado.
De ofrecerme lo poco que tenías.
Tu cariño atravesó pantallas, conexiones, antivirus y firewalls.
Me acuerdo que aquella fue una de esas noches intensamente largas que parecen no acabar nunca donde las ausencias del verano empezaban a ser una bola atada a mi tobillo y me impedían decidirme a descansar.
Desde entonces sé que siempre que necesite una amiga estás ahí y lo dejas todo para ayudarme.
Eres un ejemplo para todos aquellos que nos pasamos la vida echado de menos.
Tú sabes que lo mismo que unos van otros venimos y recibes con la misma calidez que despides con un hasta pronto.
Por eso hay tanta gente agrupada a tu vera y por ello yo me he quedado también.
Ayer me decías que te alegrabas de mi presencia.
Más me alegro yo de que llenes un hueco tan grande.
En algún sitio he leído que el tamaño de las personas no de mide por el espacio que ocupan sino por el hueco que dejan al irse.
Espero que nunca tenga que descubrir la medida de ese espacio.
Gracias Cecilia.

cecilia un ramito de violetas