El secreto de mi felicidad está en no esforzarse por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo.

m_perfil_sentada

Acaba el día…
Me siento derrotada…
Hasta el editor de esta página parece estar en mi contra.
Se muestra rebelde a obedecer cuando yo le marco que deje espacios entre frases y entre párrafos, que agrande la letra y la cargue de tinta. Y no sé porque me sorprende…
A mi me suele pasar lo mismo, más de dos ideas y ya estoy perdida…
Hoy he probado con un nuevo explorador, el Mozilla Firefox, espero que con un poco de suerte pueda acabar la entrada sin que se cierre ante mis narices y se me vuelva a quedar cara de chicle.
Aún en ese caso, me ha jurado y perjurado antes de la instalación que nunca perdería lo que estuviese haciendo y que el explorador me permite restaurar sesión en el supuesto de que se cierre inesperadamente o reinicie. Cruzaremos los dedos, que ya sabemos que prometer… hasta instalar y una vez instalado un producto ande dije digo digo Diego.
Lo de trabajar con el Word y luego coger las tijeras y el pegamento no me va. Al menos este inventillo de software libre viene con corrección automática, lo cual es un alivio. Y ha sido en un pispas, lo he buscado en el google, he ido a su página, lo he bajado a mi escritorio y desde alli en menos de un minuto instalado, mas el paquete de corrección automática en español que se ha completado en un tris.
Por ahora va bien la cosa, ya veremos… tocaremos madera aprovechando que la mesa es de pino y sino con rascarme la cabeza… objetivo conseguido.
La razón de mi desazón es debida a Windows Live Spaces, de pronto se ha convertido en una red en el que prima la sociabilidad por lo visto, pero ese no es el motivo, sino que tras la última actualización no entiendo el porque mi space se ha convertido en un islote de difícil acceso.
¿De que sirve que me proporcionen un space que sólo veo yo?
La razón de instalar el explorador ha sido para comprobar si la culpa era de tener mal configurado el explorer, como está tan sensible el animalito estos días… le he dado un merecido descanso.
Así que cambio el space por este rincón, al menos no me da la sensación de estar escribiendo en una página de word.
Oir eso de “no puedo entrar” como si yo cerrase alguna puerta.
Mi reclamación aún no ha sido tomada en cuenta.
Así que no me queda otra que la pataleta…
Pensar que llevaba yo la frente tan alta con mi pequeño blog. Aunque para el resto de la blogosfera tener un space no es serio, me daba igual. Yo me sentía muy agusto entre mi gente y nuestras pequeñas cosas.
Todos poco a poco vamos atravesando con problemas. A trancas y barrancas se van solucionando.
A trancas…
Porque yo aun sigo en el barranco. Como si de un viejo trasto se tratase.
Hoy estoy aquí desde mi recién estrenado Mozilla.
Mañana lo mismo me convence Linux.
Bill chato, ponte las pilas …Si como yo hay muchos te veo de nuevo poniéndote a un teclado para recomponer tu preciado Güin2.
Y mil gracias a esta comunidad por acogerme aunque sea temporalmente hasta que lleguen los papeles de la adopción.
Y mil perdones, pero como he argumentado y se puede adivinar:
Estoy muy cabreadísimaaaaa!!!!!!

Anuncios