La independencia siempre fue mi deseo; la dependencia siempre fue mi destino.

Principio de Emergencia: Si mantienes la calma cuando todos pierden la cabeza, sin duda es que no has captado el problema.

Cuatro de la tarde, de un día cualquiera de un domingo cualquiera…

Suele ser un momento desesperante sobre todo cuando el buen tiempo se encarga de tentarnos con otras opciones, más apetecibles que la de conectarse a un mundo que no existe.

Y digo suele ser…

La pantalla de registro siempre se me ha antojado como un gran tobogán por el que te deslizas sin frenos hacia la incertidumbre de no saber con lo que te encontrarás.

Diecisiete participantes…

¿Estoy soñando?

Lo habitual es que aparezca en un desierto del cibersahara o en alguna pequeña isla apenas habitada por unos cuantos sobrevivientes que como yo han sucumbido a las tentaciones del destino.

Lo primero saludar, requisito de cortesía siempre que se accede a un sitio público…

Mi saludo casi se pierde, hay demasiada tensión en el ambiente como para recaer en que alguien nuevo se incorpora al grupo.

Las palabras pasan silbando a mi alrededor como certeras flechas directas hacia la diana.

-“¿Qué pasa?”

+”No sé, llevo un rato leyendo y aún no me he enterado de nada.”

-“¿Un rato? ¡Yo llevo más de cuatro años así!”

Nunca he entendido que las diferencias personales tengan que limarse en público.

Puedo entender que unas personas te sean más afines que otras, pero hasta tal punto de involucrar al resto en esas pequeñas desavenencias… nunca lo acabaré de asumir.

Problemas de convivencia que enrarecen el ambiente y que inconscientemente te exigen posicionarte.

Mantener la independencia es una actitud poco valorada en estos casos.

Imagino que en ambos frentes tendrán sus razones y por eso las defienden con tanta pasión, pero a mis ojos son tan validos unos como otros.

Me alegro cuando me los encuentro y trasmito mi alegría con mi saludo y me entristece saber que se desconectan y que nunca sabes a ciencia cierta cuando te los volverás a cruzar.

La virtualidad tiene esos caprichos…

Intento comprender sus razones, olvidando que el enemigo es amigo para mi.

Imaginándome que me hablan de un desconocido.

Alguna vez he intentado interceder, pero cuando no hay intención de acercar posiciones, es inútil, lo único que logras es los rivales acaben odiándote a ti.

En finsss, más de lo mismo.

Les tengo tanto cariño que me es imposible desaparecer.

Y por eso vuelvo a tropezar una y otra vez con la misma piedra.

Lo siento, pero es superior a mi.

Aunque muchas veces se nos olvide detrás de cada nick hay una persona que siete y padece.

Unas veces se exterioriza con letras y otras se ahoga en los silencios.

Me despido con esta idea:

“Si el problema tiene solución, preocuparse no vale de nada y si el problema no tiene solución no vale de nada preocuparse”.

¡Qué fáciles son las teorías!

Anuncios
Published in: on julio 27, 2011 at 2:43 am  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://malhena.wordpress.com/2011/07/27/la-independencia-siempre-fue-mi-deseo-la-dependencia-siempre-fue-mi-destino/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: