Esa hoja caduca que todos los años se deja caer ante mi con ironía.

Tanta

Es sorprendente la terquedad de esa hoja que a pesar de caer una y otra vez, víctima del capricho de la madre natura, vuelve de nuevo a intentarlo año tras año. Y yo con ella sigo el mismo camino. Y, tal que ayer, vuelvo mis ojos a su contorno, viéndola de nuevo desfallecer. Aún así soy incapaz de pensar que no es de nuevo ella, que se asoma y que se esconde. Al igual que yo voy y vengo día tras día por el mismo camino y repito el gesto de elevar mis ojos a su morada habitada unas temporadas y otras ausente. Hoy, sin darme cuenta, le he comentado en voz alta:

-“Es desesperante la rutina, amiga.”

Mientras mi venerada compañera curvando su borde hacia arriba, pizpireta y a la vez exhausta, ha caído a mis pies.

Anuncios

Cuando cambias de ver las cosas, las cosas que ves, cambian.

Solitaria

Prisionera tras la pantalla.

Buenas noches…
Decía hace ya, no recuerdo qué, no cómo, ni porqué.
No sé porque las noches que no me siento bien son las que me apetece escribir de estas cosas.
El chat es un espacio a veces tan inhóspito…
Cuantos malentendidos se dan.
Una entra con sus buenas intenciones a pasar un buen rato, a charlar de banalidades y siempre hay quien se toma a mal cualquier tontería que se dice.
En esas ocasiones, se me olvidan las razones que me impulsan a rellenar la casilla del nick.
Cuantos malentendidos en un medio en el que son fáciles los encontronazos.
Sólo leemos palabras.
La entonación en que van dichas pocas veces trasciende.
Ni la cara de la persona cuando lo hace.
Tampoco se ven las lágrimas cuando caen por un rostro silenciosas.
Es fácil pasar de la alegría de las bromas a la desazón de los malentendidos.
Siempre es lo mismo. Da lo mismo que nombre le pongamos a la página.
¡Somos tan diferentes !
Y es tan difícil ponerse en la piel del otro.
Adivinar si hoy ha sido un día malo o bueno.
No olvidéis que detrás de un nick hay siempre una persona que siente y padece.
Así que a pesar de que estemos aburridos de encontrarnos con quien se divierte a costa de reirse de los demás…
No cerréis puertas, por favor.
Sólo pido una oportunidad para mí y para todos aquellos que se animan a empezar.
Desde el principio de los tiempo leo lamentos por aquellos que han compartido conexión a nuestro lado y ya no lo hacen.
En nosotros está dar la oportunidad a que se rellenen esos espacios con otra gente lo mismo de válida.
Con este pensamiento me acuesto esta noche.
Una de tantas…
Pero hoy queda aquí plasmado.
Aunque dude una vez más…

Published in: on octubre 21, 2008 at 10:03 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , , , , , , ,