Eres un pilar en mi, no me dejes que no podria vivir sin ti.

Y llega un momento en que … todo se tambalea.

Windows Live da por finalizada su aventura de acercanos al mundo de bitácoras y blogs y a mi me pilla con la despensa repleta y sin saber como empaquetar mis cosas.

WL apuesta por otras actividades más sociales y que la verdad, a mi me parecen una pérdida de tiempo. Ha desaprovechado la oportunidad de ser el primer formato al que tenemos acceso, y en vez de luchar para demostrar que los spaces son unos blogs incomparables en prestaciones y conectividad, ha preferido tirar la toalla sin más.

Y aquí me encuentro, con una de mis antiguas entradas, cuyo título conservo pero que prefiero dar otro contenido.

Mi space fue mi primer pilar, mi desfiladero particular, a partir de hoy no es más que un wordpress más en una jungla recóndita. Una botella naufragando en un mar que aún no ha aprendido a reciclarlas.

Así que tendremos mantendremos el principio y modificaremos la trayectoria del cuento…

“…Había una vez una usuaria novel, que sin saber ni cómo ni porqué recibió sin ninguna explicación un espacio virtual propio. Con inseguridad y miedo fue dando sus primeros pasos y el tiempo y la curiosidad consiguió el resto. Y fue el destino y las ganas de saber cómo y porqué las que decidieron que acabase en esta ubicación.
Este cuento aún no ha acabado así que postpondremos el colorín colorado…”

Published in: on noviembre 16, 2010 at 1:01 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , , , , , , ,

Cuando menos te lo esperas el pasado puede venir a remover el presente, y nunca sabes a donde te va a llevar, sólo puedes confiar en que sea un sitio al que deseas ir.

Sobre cuentos de hadas al otro lado de la pantalla.

Sobre cuentos de hadas al otro lado de la pantalla.

Hoy me vino a la cabeza un recuerdo.
Una persona que ya creía olvidada.
Me refiero a Vane. Llegué a conocerla muy bien a través de un montón de fotografías que había ido colgando en un space a lo largo del tiempo.
Era uno de los primeros blogs que veía y aún no comprendo el motivo de que me enganchase a volver una y otra vez para seguir sabiendo de su vida.
Mas tarde descubrí que tenía una página anterior donde recogía fotos hasta su boda.
A partir de ahí, en ese pequeño pedazo del ciberespacio colgó las fotos de su boda.
Su viaje de novios por Europa, hasta tenía fotos en los San Fermines…
Creo que era de nacionalidad mexicana, cuando se casó Paulina Rubio recuerdo que las fotos que vi en la revista me hicieron evocar el enlace de esta muchacha.
Son curiosas las tradiciones de cada país, diferentes pero al fin y al cabo, tan iguales.
Fotos y más fotos, reuniones con amigos, navidades, embarazos (dos ) mes a mes.
Los dos partos con centenares de fotografías que casi una se siente madrina de esos dos niños, creo que se llamaban Mia y Santiago.
El ya tenía una niña de una relación anterior o eso deduje por las fotos.
Un día Live Spaces actualizó y perdí el contacto.
De pronto el acceso se vio restringido, quizás debido al modulo Windows Media que dio tanto la lata.
La cosa es que no llegue a dejarle ningún mensaje, es curioso, que me sintiese tan cerca de ella y a la vez me diese vergüenza presentarme.
Hoy lo lamento, jamás imaginé que podría tener un final tan drástico esta historia.
Aún no sé como me ha venido a la cabeza hoy justamente el recuerdo de esta familia. La verdad es que su vida era como un cuento de hadas, por lo menos así se veía desde mi pantalla.
Anécdotas on line, conoces a un montón de personas por este medio, por eso me da rabia que sólo se reflejen los malos ejemplos y pocas veces los que merecen la pena.
Imagino que la página les servía para mantenerse en contacto con sus familiares y que así podrían compartir desde la distancia su día a día.
Y eso hacía yo también, aprovechando que los permisos eran públicos.
Por eso hoy después de pensar en aquellos meses, he querido reflejarlo por escrito. Para que quede constancia que la red no sólo tiene peligros sino que a veces puede mantenernos en contacto a unas personas con otras en diferentes partes del mundo.
Me hubiese gustado que tuviese un final feliz y que habríamos podido mantener alguna clase de contacto porque durante un tiempo fueron como unos familiares más y me preocupaba y me alegraba por como les iban las cosas.
Les deseo mucha suerte donde quieran que estén.
Creo que se la merecen.
Gracias Vane por permitirme, a través de aquellas imagenes que tomabas para los tuyos, disfrutar de lo que a mi me parecía una vida de cuento de hadas.

Published in: on septiembre 1, 2009 at 7:34 am  Dejar un comentario  
Tags: , , , ,