Eres un pilar en mi, no me dejes que no podria vivir sin ti.

Y llega un momento en que … todo se tambalea.

Windows Live da por finalizada su aventura de acercanos al mundo de bitácoras y blogs y a mi me pilla con la despensa repleta y sin saber como empaquetar mis cosas.

WL apuesta por otras actividades más sociales y que la verdad, a mi me parecen una pérdida de tiempo. Ha desaprovechado la oportunidad de ser el primer formato al que tenemos acceso, y en vez de luchar para demostrar que los spaces son unos blogs incomparables en prestaciones y conectividad, ha preferido tirar la toalla sin más.

Y aquí me encuentro, con una de mis antiguas entradas, cuyo título conservo pero que prefiero dar otro contenido.

Mi space fue mi primer pilar, mi desfiladero particular, a partir de hoy no es más que un wordpress más en una jungla recóndita. Una botella naufragando en un mar que aún no ha aprendido a reciclarlas.

Así que tendremos mantendremos el principio y modificaremos la trayectoria del cuento…

“…Había una vez una usuaria novel, que sin saber ni cómo ni porqué recibió sin ninguna explicación un espacio virtual propio. Con inseguridad y miedo fue dando sus primeros pasos y el tiempo y la curiosidad consiguió el resto. Y fue el destino y las ganas de saber cómo y porqué las que decidieron que acabase en esta ubicación.
Este cuento aún no ha acabado así que postpondremos el colorín colorado…”

Published in: on noviembre 16, 2010 at 1:01 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , , , , , , ,